(Selección de Josep Valls).

Se buscan empresas sin fines de lucro

. miércoles, diciembre 16, 2009
0 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. Cada vez se habla más de la empresa social, y cada quien la entiende a su modo, lo que ha generado diversas definiciones (y confusiones) de lo que es o no es una empresa social. Y curiosamente, en los últimos siete días me han preguntado en varias ocasiones ¿qué es la empresa social? y ¿cuáles son las diferencias entre una empresa social y una tradicional?


Yo prefiero la definición que aporta Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz, padre del microcrédito y emprendedor social. Para él, la empresa social es aquella en la que las utilidades no van a las personas que poseen el capital de la organización, sino que se destinan a un fin social. Por contradictorio que parezca, podríamos resumirla como “una empresa sin fines de lucro”.

La idea de la empresa social se basa en la necesidad de la distribución de la riqueza, una de las mayores fallas del sistema actual.

Este tipo de organización trabaja con la misma estructura de una empresa dedicada a maximizar beneficios, como las que comúnmente conocemos; solamente que todos los beneficios obtenidos se destinan a la sociedad. La transferencia de riqueza se realiza a través tanto del ofrecimiento de precios más bajos, casi al costo, para que sean accesibles a los sectores más vulnerables, como del cumplimiento específico de objetivos sociales.

Por ejemplo, una empresa dedicada a la instalación de pisos de cemento en hogares rurales que aún tienen suelo de tierra. La inversión puede provenir del empresariado, fundaciones o capital de varios habitantes de la comunidad. Esa empresa debe proponerse un objetivo y comprometerse a cumplirlo, y deberá vender sus servicios a un precio que no implique más que la tasa de retorno del capital invertido y los costos generados por su distribución y mano de obra empleada. Las ganancias se verán reflejadas en la consecución del objetivo que se propuso, logrado gracias a los bajos precios y a la participación de los habitantes de la comunidad en la cadena de valor.

La primera empresa social multinacional fue iniciativa de Yunus y Franck Riboud, presidente y director general del Grupo Danone. Se trata de un proyecto en el cual ninguna de las partes obtiene utilidad, su única meta es resolver el problema social de la desnutrición infantil sin beneficiarse de ello. Lanzaron al mercado un yogur que contiene todos los nutrientes necesarios para la salud durante la infancia. El precio del producto es muy bajo, ya que no se invirtió en la imagen del envase ni en campañas publicitarias.

La productora de lácteos fue establecida como una planta de proximidad, es decir, que se construyó cerca de la comunidad que lo consumirá, con el fin de obtener su materia prima a partir de la producción local, reducir los costos de distribución y generar empleos. Así, los costos de producción son bajos al mismo tiempo que apoya a la economía local.

Los objetivos sociales que se ha planteado Yunus pueden parecer distantes; sin embargo, este tipo de empresas tienen metas más realistas que los objetivos que se han propuesto muchas organizaciones multinacionales.

Es interesante que al analizar el papel de la empresa social, Yunus es muy crítico de la responsabilidad social empresarial (RSE), ya que considera que algunas de las empresas que la practican sacan a la luz sólo algunos aspectos (los que les convienen), y son muy pocas las firmas que hacen una evaluación neta de su impacto en la sociedad y el medio ambiente, y menos aún las que hacen públicos todos los resultados.

Se buscan empresas sociales mexicanas

Son varios años los que he estado involucrada en el tema, y siempre he admirado la forma en la que se celebran e impulsan a las empresas sociales en Europa y Estados Unidos por citar algunos ejemplos. ¿Por qué no hacer lo mismo en México? Si conocen alguna empresa social que esté haciendo la diferencia agradeceré que me compartan el caso a letigasca [at] gmail.com. Celebremos el emprendimiento social.
Siga leyendo >>>

6 ideas geniales que marcaron el 2009

. miércoles, diciembre 09, 2009
1 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. Ésta es la época del año en la que inicia el bombardeo de listas, recuentos, conteos, etc… Así que me uniré para recapitular las seis ideas que marcaron el año para mí, y para muchas personas más. Aclaro que se trata de un listado totalmente personal, y que me encantaría conocer las ideas que marcaron tu año.


1. Empresas Sociales

Detrás de todo reto social hay una solución empresarial, por ello, la idea de la empresa social es simplemente fantástica y es un gran motor para la generación de empleos y la lucha contra la pobreza. Además, las personas al frente de empresas sociales tienden a ser muy interesantes y auténticamente comprometidas, y por si fuera poco, mi investigación terminal de la universidad fue acerca de ese tema. Ah! Y este año conocí a Muhammad Yunus.

2. Blogosphere

Internet, en particular la Green Blogosphere, ha hecho maravillas para conectar a las personas entre sí, para difundir ideas nuevas y para crear una comunidad cada vez más grande de personas interesadas en temas ambientales, de Derechos Humanos y de Responsabilidad Social. Lo mejor: ha reunido personas que aunque vivan en diferentes continentes han encontrado causas comunes para trabajar en equipo. ¿Qué mejor ejemplo que este blog?

3. Redes sociales


Twitter no sólo ayuda a la gente a compartir lo que piensa y vive, también es útil para alzar la voz de forma colectiva, así como para recaudar fondos: el Twestival fue un excelente ejemplo. Por otro lado, redes como Facebook han sido un excelente vehículo para conectar a las personas con las causas que les importan.

4. Energías Renovables

Este año los seres humanos hemos dado pasos importantes en el camino que nos ayudará a aprovechar la abundancia de fuentes de energía naturales, que son renovables y limpias. La transición de la electricidad generada con combustibles fósiles a la que se genera con combustibles que son tan abundantes como el sol y el viento puede hacer una diferencia gigante en la calidad de vida de las futuras generaciones.

5. Control de la natalidad

Cuando crece fuera de control la población de una especie, los ecosistemas pierden el equilibrio. Los seres humanos no somos diferentes. El control de la natalidad es una de las ideas más importantes en beneficio del cuidado del medio ambiente y de la lucha contra la pobreza.
Además, es una de las soluciones más baratas para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en el largo plazo.

6. Menos es más


Suena bastante abstracto, pero no por ello deja de ser una gran idea. Poseer menos es un concepto excelente en cuestión de sustentabilidad, y además, es una mentalidad nos lleva de vuelta a porciones más pequeñas de alimentos de mayor calidad, coches más pequeños con mejores fuentes de combustible, casas más pequeñas que ofrecen más beneficios, etc.
Siga leyendo >>>