(Selección de Josep Valls).

Ser turista hace la diferencia

. lunes, mayo 25, 2009
2 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. Seguramente conoces a alguien cuyo trabajo depende de la industria turística, que en especial en México está sufriendo una de sus más severas crisis ya que la alerta epidemiológica causada por la influenza ha disminuido la afluencia de visitantes.

Sin embargo, donde hay un reto también hay una oportunidad, y quizá esta es la ocasión ideal para empezar a practicar un turismo responsable y sustentable.

Si quieres favorecer la reactivación de la industria turística de una forma responsable puedes seguir las siguientes prácticas:

Paga lo justo. Cuando regatees, ten en mente que todas las personas merecemos un salario que permita un nivel de vida digno.

Consume local. Al adquirir los productos de la zona, además de disfrutar de la gastronomía típica, contribuyes a la economía de las familias del lugar.

Ahorra agua. Un turista gasta en promedio siete veces más agua que un habitante local.

Respeta el entorno. Todos los sitios a donde viajamos conservan una historia, tradiciones y valores. Investiga acerca de la cultura local y respétala.

Denuncia. Si descubre ilegalidades como el vertido de contaminantes o la venta de especies en peligro de extinción alza la voz.

Hospedaje responsable. Exige que el hotel cumpla con la legislación en los aspectos laboral, ambiental, de salubridad, seguridad y derechos humanos.

Viaja por tierra. Si es posible trasládate en transporte terrestre, los aviones son la principal causa de las emisiones contaminantes en el sector turístico. Siga leyendo >>>

Los mitos de la sustentabilidad

. lunes, mayo 18, 2009
1 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. El hecho de que Barack Obama haya dado más prioridad al medio ambiente que cualquier otro presidente estadounidense ha provocado que escuchemos más del tema en los medios de comunicación y que sea un tópico de conversación más común, lo que provoca el surgimiento de mitos y suposiciones.

Los siguientes, son algunos de los malentendidos más comunes en torno al tema:

La sustentabilidad está relacionada exclusivamente con el medio ambiente.
Falso. En realidad, su principal meta es que las generaciones futuras posean los recursos naturales que les permitan acceder a un alto nivel de desarrollo social.

Nadie sabe lo que realmente significa la palabra sustentabilidad
Falso, en 1987 el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) definió desarrollo sostenible como aquel que "satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades."

La sustentabilidad es costosa.Lo cierto es que la sustentabilidad puede contribuir significativamente a las finanzas de las personas y de las empresas.

Por ejemplo, DuPont invirtió en equipo y logró optimizar procesos y disminuir sus emisiones contaminantes en 72%, con lo cual ahorró 2,000 millones de dólares. De igual forma, cuando compras un foco ahorrador, quizá lo percibirás como un gasto, pero al cabo de seis meses comprobarás en tu recibo de electricidad que fue una excelente inversión.

Ser sustentable implica reducir nuestro nivel de vida.
Simplemente representa hacer más con menos, tener mayor productividad y actuar con mayor inteligencia. Además, la creación de empleos relacionados con la mitigación y adaptación al cambio climático puede llegar a ser el mayor programa de combate al desempleo en la historia.

La tecnología solucionará los retos de la sustentabilidad.
No necesariamente. A veces la creatividad tiene más peso. Por ejemplo, en África se producen bicicletas elaboradas con el bambú de la región, lo que no requiere ninguna tecnología novedosa para generar un producto sin impactos ambientales adversos.

Reciclar es ser sustentable.
No hay duda, el reciclaje es importante, pero sólo es una pieza del rompecabezas. En realidad, hay acciones que aportan más al medio ambiente, por ejemplo el uso eficiente y producción de energía, así como el consumo responsable.

Sustentable es un sinónimo de "verde".
No necesariamente. El término verde indica una preferencia por la naturaleza sobre lo artificial. Sin embargo, dada la creciente cantidad de habitantes del planeta es imposible ofrecer a todo el mundo bienestar sin depender de la tecnología.
Los automóviles eléctricos, por ejemplo, son la antítesis de lo natural, por lo cual calificarlos como verdes no es lo más adecuado.

La sustentabilidad es un problema de población.
Aunque el concepto es parcialmente cierto, se trata en realidad de una falsa solución. Evidentemente, si la población mundial fuera de una tercera parte, difícilmente agotaríamos los recursos del planeta.
No obstante, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proyecta que el planeta tendrá que albergar otros 2,600 millones de personas en 2050. Pero incluso en el actual nivel de población de 6,700 millones, estamos usando los recursos a un ritmo insostenible. Es más realista centrarse en la forma de derrochar menos recursos que en reducir drásticamente la población. Siga leyendo >>>

¿Cuántos planetas son necesarios para mantener tu estilo de vida?

. domingo, mayo 10, 2009
1 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. Quizá ya lo has pensado. Nuestra civilización únicamente conoce un planeta habitable, del cual menos de la cuarta parte de la superficie puede ser aprovechada por los seres humanos.

Si dividimos esta porción de Tierra entre el creciente número de habitantes del planeta, veríamos que a cada quien le toca 1.7 hectáreas. Ésa es la huella ecológica donde la sustentabilidad está al límite.

¿Quieres calcular tu huella ecológica? Para descubrirlo existen muchos sitios en Internet, entre mis favoritos están: http://www.earthday.net/footprint/ y http://footprint.wwf.org.uk/

Para comprender mejor qué es la huella ecológica, les comparto el siguiente video:

Siga leyendo >>>

Cinco datos de la influenza poco cuestionados

. lunes, mayo 04, 2009
2 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. 1. El cambio de nombre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) renombró a la influenza porcina como influenza humana o como A-H1N1. Esta acción es evidentemente una forma de proteger esta industria, pero ésa no es la labor de la OMS. La organización debería estar realizando severas críticas y proponiendo estrictas regulaciones a las formas de producción de carne, en particular de cerdo, que es donde está el origen de la epidemia.

2. La primera persona infectada de influenza porcina. El primer caso confirmado fue el de Edgar Hernández, un niño de 5 años que sobrevivió y habita en La Gloria, Veracruz. Aquí fue donde el virus pasó de animales a seres humanos. Uno de esos indicios es el funcionamiento de la empresa Granjas Carroll de México. Días después, el 4 de abril, se confirmó en Oaxaca el segundo caso.

3. La historia de Smithfield Foods, AMUSA y Granjas Carroll. Smithfield Foods es el mayor productor mundial de carne de cerdo, recientemente se asoció con la empresa Agroindustrias Unidas de México, firma con muy buena relación con los políticos locales.

De la asociación de Smithfield y AUMSA surgió Granjas Carroll, compañía ubicada en el municipio de Perote, que ha sido múltiplemente denunciada por quienes habitan en la zona por sus "lagunas de oxidación", una especie de bateas de la granja. Todo ello genera hedor y libera gérmenes dañinos para la salud. ¿A caso la responsabilidad social no debe formar parte de la manera de hacer negocios? Obviamente, ese es sólo una pequeña parte de la historia, el resto es conocido.

4. Ya nos habrían advertido del virus. Desde 1988 se sabia que la influenza porcina se podía recombinar y tener potencial pandémico y, desde 1994 se hablaba de que la influenza aviar se podría recombinar con la influenza porcina. Un artículo publicado en Clinical Infectious Diseases en 2007 advierte sobre la amenaza de las granjas de cerdos.

5. Surge una nueva forma de discriminación. Bueno, quizá no es tan nueva, simplemente estamos volviendo a costumbres medievales similares al trato que se le daba a las personas enfermas de lepra.

Es indignante que en China un grupo de 170 personas provenientes de México fueron literalmente cazadas para llevarlas con engaños a hospitales y aislarlos contra su voluntad.
Y eso no es todo, un equipo de fútbol mexicano (Chivas) de visita en Chile fue tratado como grupo infestado por autoridades y por los jugadores de otros equipos. Aunque la educación de algunos integrantes del equipo mexicano dejó también mucho que desear.

Siga leyendo >>>