(Selección de Josep Valls).

La risa, un básico de la RS

. jueves, octubre 22, 2009
0 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. Diré primero algo que ya conoces, y después, algo que hasta hace poco, yo no conocía.


Seguramente sabes que reír es bueno, reír es sano y reír es gratis. Lo que quizá no conocías es que Patch Adams (sí, el doctor de la película) efectivamente existió, pero en un inicio no estaba convencido del poder de la risa. Incluso, trató de suicidarse en una ocasión.

Por ello, su madre lo internó en un hospital psiquiátrico, en el cual Patch compartió habitación con Rudy, un hombre que sufría alucinaciones y tenía miedo de las ardillas. Así que Patch tomó la decisión de que aunque estuviera en una situación tan difícil, trataría de pasarla bien y prefirió ocupar el tiempo libre jugando con Rudy. Así, descubrió que mientras jugaban el estado de Rudy mejoraba.

Años más tarde estudió medicina y fundó el Gesundheit! Institute. Además, ha demostrado el poder de la risa para mejorar la salud y la productividad laboral, ya que al reír nuestro cuerpo segrega más adrenalina, lo que potencia la creatividad y la imaginación (personas encargadas del recurso humano, ¡atrévanse a comprobar los beneficios de la risoterapia entre quienes integran la organización!).

Es curioso, casi diario descubro empresas que diseñan programas de responsabilidad social impresionantemente complejos (lo que no es necesariamente malo), y dejan de lado acciones simples como procurar que quienes ahí trabajan rían un poco. Sin duda, el impacto de incrementar la risa en el lugar de trabajo sería brutal, tanto en el clima laboral, la productividad y la salud.

Por ejemplo, la risa funciona como ejercicio: con cada carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos. Además, se estimula el bazo y se eliminan las toxinas. Con este movimiento el diafragma origina un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir los ácidos grasos y las sustancias tóxicas. Al reír se favorece la producción de endorfinas y encefalinas en el cerebro, neurotransmisores cuya función es combatir el dolor y crear una sensación de felicidad.

Así que para generar un cambio no hacen falta ideas complejas. Volvamos a lo básico: hay que reír más, y sobre todo, hacer reír.

Los consejos de Patch Adams


Patch Adams ahora se dedica a viajar por el mundo para llevar su mensaje y recaudar fondos para el Gesundheit! Institute. En cada país que visita brinda estos consejos:
• Recoge la basura que encuentres en una zona de tu ciudad y vigila la zona. Cuenta lo que has hecho.
• Sé amable con todos y todas a todas horas. De forma exagerada.
• Ofrece tu hombro o un masaje de pies en cualquier ambiente.
• Manifiéstate en favor de la justicia, sin importar lo que cueste.
• Ve una vez a la semana a una residencia de personas mayores a visitarlos, como si fuesen amistades tuyas.
• Apaga la tele y conviértete en alguien interesante. Actúa.
• Considera ser tonto/a en público. Canta en voz alta. Lleva ropa divertida. (Por favor, busquen fotos del auténtico Patch, él sí que sigue su propio consejo)
• Improvisa encuentros informales con personas del vecindario y colegas de trabajo, en los que cada quien traiga algo. Trabaja para vivir en familias ampliadas.
• Pasa tus vacaciones en tu propia ciudad y gasta el dinero en trabajar en proyectos que ayuden a construir tu comunidad.
Siga leyendo >>>

Futuro probable. Presente posible

. jueves, octubre 15, 2009
0 comentarios

Este post forma parte de Blog Action Day 2009.

Por Leticia Rebeca Gasca. “Esto antes no pasaba, los cambios en el clima no eran tan drásticos. Recuerdo que cuando tú naciste, en el verano de 2003, una la de calor mató a 35,000 personas en Europa. Hoy eso parece tan cotidiano”.

Así le dice un padre su hijo. El padre tiene 77 años y el hijo 47. Es el año 2050 y 30% de las especies animales y vegetales que conocieron durante su infancia ya no existen.

Aún peor, en el planeta ahora viven 9,000 millones de personas, para una sexta parte de ellas el agua es un auténtico lujo, y grandes cantidades del líquido solo pueden ser adquiridas por la nueva gente rica, que curiosamente se integra por quienes crearon las mejores innovaciones para la adaptación al cambio climático o supieron vender mejor las tecnologías sustentables.

Sin embargo, lo que más extrañan los adultos de mayor edad es su antiguo estilo de vida: crecieron con la idea de vivir en el verano y sobrevivir el resto de año, ahora el verano es tan caluroso o tan lluvioso que en muchos países los sistemas de salud y de transporte se colapsan.

En este momento, podría pretender que despiertas a media noche y que todo fue un mal sueño. No lo haré. Lo que narro es una realidad muy probable para el año 2050, sin embargo, no es un escenario tan fatalista comparándolo con lo que puede suceder si como humanidad mantenemos nuestros actuales niveles de consumo y si los gobiernos no se comprometen a hacer más con menos, o simplemente, a hacer algo y hacerlo ya.

Los seres humanos podemos mentir, pero la ciencia no, y ya se ha probado que se debe limitar el aumento de la temperatura del planeta a un punto no mayor de 2 grados centígrados, para así acceder alternativas más o menos decentes que reduzcan el riesgo de un cambio climático desastroso.

Además, es una excelente oportunidad de negocios, la industria verde ya tiene un valor de cerca de 3 trillones de dólares a nivel mundial. ¿Cuál será su valor en el 2050? ¿Por qué no pensar en innovaciones de calidad para la base de la pirámide que será fuertemente afectada?

Y si no hablo hasta ahora de la Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, que se celebrará el próximo mes de diciembre en Copenhague, es porque he notado muy poco optimismo al respecto. Siempre que puedo, pregunto desde a mi mamá hasta a Martti Ahtisaari (ex presidente de Finlandia y Nobel de la Paz) acerca de sus expectativas para Copenhague: nadie muestra entusiasmo.

Incluso, algunas personas me han dicho: “eso no puede ser una prioridad si aún hay quienes mueren de hambre”. Es cierto. El cambio climático es uno de los grandes retos que debemos enfrentar desde hoy, porque de lo contrario serán más en un futuro los y las que morirán debido a la carestía de alimentos.

Hace poco Barack Obama, dijo que si no actuamos ahora seremos “juzgados por la Historia”. Tiene razón, no podemos darnos ese lujo.
Siga leyendo >>>

La empresa social y la triple crisis

. lunes, octubre 05, 2009
0 comentarios

Por Leticia Rebeca Gasca. Era la típica plática de café en la cual se intenta componer el mundo. ¿La diferencia? En esta ocasión llegamos a conclusiones claras:


1. La crisis que vivimos hoy es una triple crisis: primero surgió la crisis financiera, pero ahora, es ya también una crisis humanitaria y está iniciando a delinearse una seria crisis medioambiental.
2. Las piezas clave para responder exitosamente a estos retos serán, sin duda, las empresas sociales y las decisiones ciudadanas.

Desde luego, en la plática no faltaron preguntas del tipo: ¿es contradictora la posibilidad de generar riqueza y valor social en una misma organización? ¿es posible para una empresa tradicionalmente conocida como “comercial” tener un fin social y no de lucro? ¿existen modelos de empresas que tengan como meta el bien público y que utilicen las herramientas del mercado y la generación de riqueza como medios y no como fin en sí mismos?

Si bien las respuestas a estos interrogantes no son simples, ya nadie duda que los altísimos niveles de pobreza y exclusión requieren de respuestas concretas. Así que hablemos de un caso concreto: el Circo Volador, que fundado por el emprendedor social Héctor Castillo Berthier.

Hace alrededor de un año me encontraba realizando un trabajo de investigación acerca de las empresas sociales en México, así que visité a Héctor quien me narró cómo el Circo Volador no surgió buscando ser una empresa, sino que nació como resultado de un modelo de investigación aplicada que pretendía analizar el fenómeno de las “bandas” en el Distrito Federal.

Cuando el gobierno local se enteró del estudio le pidió a Héctor Castillo que realizara un proyecto, que resultó en un programa de radio dirigido a la juventud que integraba pandillas. El programa de radio duró cuatro años, y para el momento en el que concluyó, Héctor Castillo ya realizaba conciertos de rock en las esquinas.

Hoy el Circo Volador no es únicamente conciertos, también ofrece actividades como cursos y talleres especialmente creados para jóvenes y el trabajo realizado por la empresa social durante sus 20 años se ha visto reflejado en la participación de más de 25,000 jóvenes en todas las actividades por año.

Así, Héctor Castillo obtuvo el segundo lugar en el “Premio Visionaris al Emprendedor Social”, presentado por UBS y Ashoka, y en 2004 el programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, UN-HABITAT, reconoció a El Circo Volador como una de las 12 mejores prácticas sociales del mundo.

Google se suma


El proyecto de Google 10 a la 100 ha identificado a las y los emprendedores sociales como una de las mejores formas para impulsar el desarrollo. Si lo deseas puedes votar por esta idea para que sea impulsada a mayor escala. Y es que para enfrentar esta triple crisis es necesario que todos y todas nos involucremos, no únicamente quienes integran las empresas sociales.

Pocas personas lo han notado y aún menos han alzado la voz, pero se han invertido impresionantes cantidades de dinero para rescatar a los bancos, y en cambio, se destina una cantidad mucho menor para evitar que cada día mueran 25,000 personas de hambre. Otro claro ejemplo, es el informe del Worldwatch Institute en el cual se muestra que 1,700 millones de personas gastan más de 20 euros al día, mientras que 2,800 millones viven con menos de 2 euros diarios y 1,200 millones viven con menos de 1 euro diario en la extrema pobreza.

En medio de todo, debe haber una buena noticia: si como ciudadanía organizada sumamos nuestras decisiones a favor del desarrollo podemos ejercer ese gran poder conjunto y promover que el comportamiento de las corporaciones y los gobiernos sea responsable. También, podemos apostarle a la empresa social y comprobar que una organización puede generar riqueza económica y a la vez valor social.
Siga leyendo >>>