(Selección de Josep Valls).

Albanesas dicen adiós a llevar vida de hombres

. domingo, julio 06, 2008

Por Leticia Rebeca Gasca. Recientemente inicié un curso en Desarrollo Humano con enfoque de género. El principal resultado ha sido una consciencia mucho más crítica y analítica en estos temas, a tal grado que ciertas noticias quedan en mi mente por días, en particular una nota elaborada por Dan Bilefsky que expone la influencia del género en los procesos sociales.
La nota inicia narrando la historia de Pashe Keqi, una mujer quien hace 60 años “decidió convertirse en hombre”. A continuación copio los fragmentos más representativos:
Se recortó sus largos rizos negros, cambio su vestido por holgados pantalones de su padre se armo con un rifle de caza y prometió que se abstendría del matrimonio, de tener hijos y sexo. El padre de Keqi fue asesinado en una rencilla familiar… Ella vivió como un hombre en el régimen comunista de Enver Hoxha para vengar la muerte de su padre. Vivió como patriarca con la autoridad de un hombre.

En la sociedad conservadora de la región rural de norte de Albania, intercambiar sexos fue considerado durante siglos una solución práctica para una familia con carencia de hombres. Renunciar a su sexualidad comprometiéndose a permanecer vírgenes era una manera para que estas mujeres que vivían en un mundo dominado por hombres, se involucraran en la vida pública.
El papel de la virginidad jurada nació de la necesidad social en una región agrícola azotada por la guerra y muerte. Si el patriarca moría sin herederos varones, las mujeres podían encontrarse solas e indefensas. Al hacer un juramento de virginidad, las mujeres podían asumir el papel de los hombres como cabeza de la familia, portar un arma, poseer propiedades y moverse LIBREMENTE
.”

Dan Bilefsky concluye con un comentario de Caca Fiqiri, sobrina de la última virgen jurada de aquella aldea, quien explica: “Ahora los hombres y las mujeres son casi iguales. Respetamos mucho a las vírgenes juradas y las consideramos como hombres debido a su gran sacrificio. Sin embargo, ya no hay estigma en no tener un hombre en la casa”.

Cada quien llegará a sus conclusiones, en esta ocasión me quedo sólo con preguntas:

¿Existe el riesgo en la actualidad de replicar sistemas como la “virginidad jurada” en búsqueda de la equidad?
En cuanto a la capacidad de agencia de las mujeres que se “convertían en hombres” ¿realmente expandían sus libertades? ¿efectivamente impulsaban su propio desarrollo humano, así como el de sus familias?
¿Qué procesos ocurrieron para expandir la libertad de las mujeres del norte Albania al punto de transformar a la “virginidad jurada” en una práctica obsoleta?