(Selección de Josep Valls).

El racismo se aprende (y se enseña)

. lunes, marzo 23, 2009



“Tenemos no pocas pruebas de que el racismo y la xenofobia siguen siendo amenazas presentes y directas contra la dignidad humana. Esas prácticas tienen efectos negativos inmediatos sobre nuestra vida individual y comunitaria. Peor aún, emponzoñan el futuro”.
Louise Arbour, cuando era la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Por Leticia Rebeca Gasca. Hace 49 años, el 21 de marzo de 1960, la policía abrió fuego en el distrito de Sharpeville en Sudáfrica y mató a 69 personas que se estaban manifestando pacíficamente contra las “leyes sobre los pases” del apartheid.
Posteriormente, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó ese día, el 21 de marzo, Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. La Asamblea instó a la comunidad internacional no sólo a conmemorar esa tragedia, sino también a colaborar para luchar contra el racismo y la discriminación racial donde quiera que se den.
Ningún país puede decir que está libre de racismo y discriminación racial. El racismo es una violación de los derechos humanos y de la dignidad humana, sin embargo es una situación que ha existido desde hace mucho tiempo y a la que hoy todavía se enfrenta millones de personas en el mundo.

En el Artículo 1 de la Carta de las Naciones Unidas se menciona como uno de los propósitos de las Naciones Unidas “el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión”.
En la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, se establece que “toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”
Recordemos que el racismo es un sentimiento aprendido, nadie nace siendo racista.
Justo en ese sentido fue elaborado el video, que nos invita a cuestionarnos ¿aún discriminamos, aunque no sea intencionalmente?