(Selección de Josep Valls).

¿Plantar árboles? Ahora lo pienso dos veces

. martes, septiembre 15, 2009

Por Leticia Rebeca Gasca. Ahí estaba. Sentada en el piso veintitantos de un corporativo internacional, lista para la última entrevista que definiría mi ingreso a las filas del área de “Responsabilidad Social y Comunicación” (desde el nombre debí suponer que algo estaba mal) de la firma, cuyo nombre no mencionaré porque en realidad, podría ser casi cualquier gran empresa.

En fin, la persona encargada del área trató de introducirme a las tareas que realizan. Todo iba bien hasta que comenzó a describir su iniciativa sustentable más importante… dijo algo así:

“La verdad, es que no queremos gastar (¿gastar?) mucho (¿mucho?) en responsabilidad social, así que nuestra práctica estrella es reforestar (¿reforestar?), porque el gobierno nos regala los árboles y los empleados tienen que ir a plantarlos. Así no gastamos nada y atraemos la atención de los medios de comunicación”.
Después de escuchar eso hice dos cosas: respiré profundo para no reír o llorar y tomé la decisión de que no tenía sentido trabajar en el departamento de responsabilidad social de una empresa millonaria si no están dispuestos a invertir y a hacer las cosas bien.

Ese fue el día en el que me desenamoré de las iniciativas empresariales enfocadas al plantado de árboles. Y la verdad, es que no tengo nada en contra de plantar árboles siempre y cuando se les dé el adecuado mantenimiento para garantizar su supervivencia; de hecho, he participado en varias jornadas de reforestación y quienes mejor me conocen saben que prefiero admirar un árbol que una flor. Tampoco estoy en contra de que las empresas tengan iniciativas de éste tipo, lo triste, es que éste sea su principal proyecto ya que consideran a la RSE un gasto.

Estoy convencida de que si cualquier organización quiere hacer algo a favor de la sociedad o el medio ambiente debe hacerlo bien, en caso contrario, seguro será contraproducente. Por ejemplo, hace años se realizó en Estados Unidos una gran campaña para enviar ropa de segunda mano a África, ¿cuál fue el resultado? Muchas marcas de ropa locales desaparecieron y otras más estuvieron a punto de morir, con la consiguiente pérdida de empleos. Es decir, hay que hacer el bien y hacerlo bien.

Y si una empresa desea hacer el bien, primero debe ser responsable con su propia operación, cuidar a sus integrantes y trabajar con su cadena de valor. Ahora que si desean hacer algo más, lo recomendable es trabajar de la mano con personas expertas u organizaciones especializadas.

Aunque si lo prefieren, pueden perpetuar el pensamiento errado de que plantar árboles sin alguna estrategia adicional es lo máximo y asumir el riesgo de que quienes consumen su producto o servicio descubran la farsa.

3 comentarios:

Saik dijo...

¡Felicidades como siempre! Gracias por recordarnos el ver más a fondo las campañas de las empresas y por no contribuir con tu trabajo a perpetuar ese comportamiento. En verdad es un gran alivio encontrarse con personas que piensan así. ¡Gracias!

Juanjo dijo...

Estuve como ponente en un congreso en Veracruz el 2007, sobre sostenibilidad. Nos pareció a los asistentes una barbaridad cuando un cargo del gobernador dijo que se habían propuesto plantar eucaliptos y bambú... nada de flora original,

Al preguntarle si era consciente del efecto de esos árboles de rápido crecimiento en los terrenos su respuesta fue: Yo solo pienso en que mis hijos puedan ver árboles

Sin reconocer, o no saber, que el pino o eucalipto son usados por las compañías forestales y en esa línea iba la "reforestación", hacia un nuevo negocio

Leticia Gasca Serrano dijo...

Saik y Juanjo, gracias por los comentarios. Y es cierto, muchas personas responsables de proyectos de sustentabilidad, por citar un ejemplo, ven el tema de una forma superficial, y cuando los y las cuestionamos acerca de los detalles de las iniciativas dan respuestas como "Yo sólo pienso en que mis hijos puedan ver árboles".
Sin embargo, una de las mejores vías para que la RS evolucione es cuestionándola.