(Selección de Josep Valls).

¿Juventud excluyente, intolerante y violenta?

. martes, septiembre 30, 2008


Por Leticia Rebeca Gasca. En ciertas regiones, es aún común enterarse de acontecimientos que no hacen más que mostrar la intolerancia y el atraso de la sociedad.

Por ejemplo, el asesinato de dos jóvenes mujeres de Oaxaca, que trabajaban como locutoras en las radios comunitarias y su único error fue divulgar los derechos humanos de las mujeres.
También están los crímenes de odio por homofobia, por ejemplo cuando dos adolescentes mataron a pedradas a otro, “porque les molestaba su homosexualidad”.

Asimismo, y a pesar de los avances que logró México durante la Conferencia Internacional sobre VIH que se realizó en el país, aún se sostienen grandes prejuicios sobre el tema en la vida familiar y social.

Sin embargo, hace tiempo no sentía la impotencia que experimenté al conocer los resultados de la Primera Encuesta Nacional de Exclusión, Tolerancia y Violencia en Escuelas Públicas de Nivel Medio Superior, realizada en México. La encuesta se aplicó a 13,104 estudiantes de entre 15 y 19 años.

Es preocupante que 54% manifestó que no le gustaría compartir clases con estudiantes que viven con VIH, mientras que 52.8% desaprobó convivir en el aula con homosexuales, y 51.1% con personas con discapacidad.

Además, cuatro de cada 10 no aceptaría tener un compañero ó compañera indígena, ni tampoco de ideas políticas diferentes o religión distinta.

Tampoco es posible ignorar la información que arroja la encuesta en torno a la violencia. Destaca el hecho de que 16.3% aseguró que la violencia forma parte de la naturaleza humana, y 13% considera que los hombres les pegan a las mujeres por instinto.

No obstante, podemos dar una lectura más positiva a la encuesta. Por ejemplo, 47.2% de los y las estudiantes acepta convivir con personas homosexuales. Probablemente, hace una década no se hubiera presentado ese índice, y hace dos décadas no se hubiera siquiera realizado la pregunta.

Es innegable el avance de la tolerancia: las minorías se organizan, marchan, exigen a las autoridades y desafían el racismo. Pero esa es una labor, que toda la población debería realizar, los avances en materia de discriminación y exclusión no han sido suficientes.

Sin embargo, para dar un paso aún mayor es necesario enfocarnos en las generaciones más jóvenes, forjando en su mente un espíritu crítico e incluyente, donde no se cuestione el hecho de que somos iguales en dignidad y que las diferencias nos enriquecen.

1 comentarios:

Saik dijo...

Muy interesante. ¡Muchas gracias por el artículo! Es verdaderamente preocupante y una motivación para ponerse a trabajar.

Encontré la referencia de la SEP para la encuesta (http://www.sep.gob.mx/wb/sep1/bol0960408) pero no la gráfica mostrada. ¿Hay alguna referencia para ella y poderla obtener directamente