(Selección de Josep Valls).

El impacto de la crisis en la RSC, ¿de qué depende?

. jueves, enero 15, 2009

Por Leticia Rebeca Gasca. Hace un par de días estaba platicando con un amigo cercano y lo noté seriamente preocupado. Él es director de una ONG mexicana que opera con recursos obtenidos por donativos y eventos, y aún no habían reunidos los fondos para continuar con su actividad durante el 2009.
La semana anterior, habría recibido una visión diferente de la responsabilidad social en tiempos de crisis financiera. La Directora de Fundación Alsea en México me compartió que para ella, los momentos de crisis son oportunidades de desarrollo, pero para que eso se logre, actuar con creatividad y estrategia es indispensable.
¿Qué sucederá con las actividades sociales y ambientales durante el año? ¿Cuál será el impacto, quién ganará y quién perderá?
Según un sondeo ejecutado en el blog de Responsabilidad y Sustentabilidad Corporativa (CSR), durante el mes de octubre del 2007, 44% de los responsables en relación con la responsabilidad social creen que ésta se incrementará como consecuencia de la crisis. En tanto, otro 26% cree que va a cambiar, mientras que 22% piensa que se debilitará.
Se trata de un resultado poco sorprendente y que tal vez oculta una respuesta más compleja. La realidad es que el impacto de la crisis variará dependiendo del tipo de RSC que se practique.

Diferentes impactos

Filantropía. La RSC enfocada en acciones filantrópicas será la más afectada. Independientemente del hecho de que quienes más lo necesitan sufrirán mayor afectación por la crisis, las empresas de todo el mundo se verán obligadas a la reducción de costos, y el presupuesto para filantropía será uno de los primeros en ser recortados.
RSC estratégica. Ésta será ligeramente menos afectada, ya que cuanto más estrechamente vinculadas están las acciones de responsabilidad social al modelo de negocios, mayor será la oportunidad de apalancamiento de la empresa para sus recursos.
Por ejemplo, el compromiso de Coca-Cola por convertirse en una empresa neutral en agua está tan estrechamente vinculado a su actividad principal, que no puede permitirse el lujo de abandonar este programa estratégico de responsabilidad social. La compañía sabe que si no es percibida como usuaria responsable de los escasos recursos hídricos de las comunidades en que opera, sus negocios, en última instancia, fracasarán.
RSC Integrada. La responsabilidad social sobrevivirá si está totalmente arraigada en la cultura corporativa, la estrategia y los sistemas de gobernanza. De esa forma, durante el año descubriremos quién ha impulsado la responsabilidad social en el corazón de su negocio, y quién lo lleva como una máscara.
RSC 2.0. Recordemos que la RSC 2.0 se refiere a la creación de soluciones para los más urgentes y difíciles problemas del mundo, tales como el estrés hídrico y el cambio climático.
A diferencia de la RSC del pasado, la RSC 2,0 se impulsa con la ola de sustentabilidad de los mercados. Por ejemplo, la demanda de fuentes de energía renovables y tecnologías bajas en carbono ahora supera con creces la oferta.
¿De qué depende?

Así, la respuesta a la pregunta, ¿cuál es la relación entre la crisis financiera y la responsabilidad social de las empresas?, es que depende de cuán profunda y auténtica es la RSC dentro de la organización.