(Selección de Josep Valls).

Las personas con discapacidad también pueden ser turistas

. jueves, noviembre 22, 2007

Por Leticia Rebeca Gasca Ser turista no debería ser un privilegio, sin embargo, se convierte en tal al haber millones de personas excluidas por diversas causas de la oportunidad de viajar.

Y como el turismo también debe ser socialmente responsable e incluyente surge el concepto de “Turismo Social”, que se ha concebido desde sus inicios como aquel que garantiza el uso y disfrute del turismo a las personas que padecen alguna discapacidad física, psíquica o sensorial.
Según datos de la ONU, actualmente existen en el mundo 600 millones de personas discapacitadas y la cifra se duplicaría para el 2025.
Desde 1980 la Organización Mundial del Turismo (OMT) reconoce el término de turismo social. Esta declaración reconoce el turismo como un derecho fundamental y vehículo clave para el desarrollo humano. Es por ello que la Comisión Económica para Asia y el Pacífico discutirá a partir de hoy cómo facilitar el acceso de las personas con discapacidades al turismo.
El encuentro de tres días se celebra en Bangkok con la participación de legisladores regionales y representantes del sector.
Diseñar cruceros, muelles y autobuses accesibles, así como destinos turísticos viables para quien tiene alguna discapacidad no es una obra de caridad, es además un buen negocio y un derecho al cual todos debemos tener acceso.

2 comentarios:

Alez dijo...

Pues al menos en queretaro la secretaria del turismo, si se esta interesando por hacer su ciudad mas accesible a personas con discapacidades, de hecho esta haciendo convenios con universidades para hacer un poco mas de investigacion.

En mi caso, soy diseñador industrial, y de proyecto en la escuela nos pidieron la modificacion del tranvia turistico para hacerlo accesible a personas con discapacidades. de los cuales surgieron buenas propuestas para la secretaria del turismo en queretaro.

hoteles en Nicaragua dijo...

La verdad el crear una mejor y mayor accesibilidad para las personas con discapacidades hacia una sociedad más amplia promueve a que estas personas aporten no solamente aun mayor desarrollo económico sino también a una mejor cultura de unión, comprensión y unidad hacia aquellas personas que viéndolo desde cierto punto de vista han sido desafortunadas por sufrir de una discapacidad. Por tanto, culturalmente expondríamos unión y hermandad como nuestros principios de vida.